Vuelo en Globo, una experiencia única

Levantarse temprano siempre me cuesta un poco, pero también puedo hacer el esfuerzo cuando sé que sí vale la pena.

En el frío de la madrugada, llegamos al Globopuerto donde nos recibieron con un vasito de café calientito y unas galletas: lo mejor para calentarse un poco y preparase para este viaje por los aires. Después del check de los bonos, tomamos un último café y nos dirigimos al lugar del despegue.