Cañón del Sumidero

Destinos de película: Chiapas y el Cañón del Sumidero

Dicen que cuando le preguntaron a Hernán Cortés ¿Cómo era la tierra de la nueva España? él simplemente tomó una hoja de papel, la arrugó en forma de pelota, después la extendió y dijo: así es…dejando a los que preguntaron con la boca abierta. Lo que sí es realidad es que México es una tierra con una geografía magnánima en montañas, valles, fallas, cenotes, lagos y un sinfín de caprichos que lo hacen un territorio rico en naturaleza insólita.

escamoles

Escamoles: Una delicia gourmet mexicana que ¡Te encantará!

Una de las más grandes experiencias de viajar es enfrentarse a situaciones desconocidas, visitar ciudades ajenas y conocer gente nueva, ¿Pero qué pasa cuando el estómago nos pide a gritos que hagamos un alto y recarguemos energías? Ahí es cuando también encontramos una nueva oportunidad de salir del contexto diario y experimentar sabores diferentes.  

xochimilco

Xochimilco, un abanico de cultura y tradición en trajinera

Aún recuerdo como los fines de semana de mi infancia eran emocionantes. En familia nos trasladábamos al sur de la ciudad para llegar a un lugar que prácticamente sigue siendo una población extraña del resto de las colonias, un pueblo con tradiciones arraigadas, los sabores a pinole y mole, los colores vistosos de los membrillos y dulces cristalizados, o el sonido de los loros y aves que guardan los pajareros en jaulas de carrizo, en Xochimilco.

capirotada

La capirotada, un postre típico de nuestro México

La capirotada es un postre típico del estado de Aguascalientes, Jalisco, Sinaloa,Sonora y Zacatecas, en México. Consiste en pan tostado, o añejado hasta que se deshidrata, cortado en rodajas que son puestas a cocer junto con trozos de plátano, pasas, nueces, guayaba y cacahuates, cubierto con jarabe de piloncillo y queso de mesa rayado.

del mundo

Matjaz Kriviv y Urbanistan: historias del otro lado del mundo

Los tumultos normales del mundo, ¿En qué piensas si te digo Urbanistán? Quizás lo primero que venga a la mente sean rascacielos que rasgan las nubes, cuyas paredes chocan entre sí y las ventanas son meramente adornos. En calles enfrascadas en embotellamientos interminables, ruido, contaminación.